Buscan la pistola de un antidisturbios que desapareció durante los enfrentamientos de ayer

  • La virulencia del enfrentamiento provocó también que aparecieran en el lugar de los hechos un casco de uno de los antidisturbios destrozado, así como otros dos pertenecientes a los miembros de la plantilla que salieron a reforzar a los agentes de la UIP

La Policía ha abierto una investigación para localizar la pistola reglamentaria de un agente antidisturbios que desapareció ayer durante los disturbios frente a la Subdelegación del Gobierno de Almería, según informaron fuentes policiales. El arma pertenece a uno de los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que integraban el subgrupo que se enfrentó a los agricultores cuando éstos empezaron a lanzar hortalizas y objetos contra la sede de la Delegación de la Agencia Tributaria.

La virulencia del enfrentamiento provocó también que aparecieran en el lugar de los hechos un casco de uno de los antidisturbios hechos añicos, así como otros dos pertenecientes a los miembros de la plantilla que salieron a reforzar a los agentes de la UIP.

Los incidentes se saldaron con numerosos heridos, ocho manifestantes y trece policías. Entre los agentes que han recibido la baja médica, uno de ellos presenta rotura fibrilar en un dedo del pie derecho y otro una fisura en el pulgar de la mano izquierda, mientras otros once presentan contusiones.

Los hechos tras la concentración en la que 3.000 afiliados de COAG y Asaja exigían una rebaja fiscal al sector de las frutas y hortalizas. Los enfrentamientos se iniciaron poco antes de las 12.15 horas cuando un grupo comenzó a tirar berenjenas y calabacines contra la fachada de la sede de la Delegación de la Agencia Tributaria en la capital.

Una minoría comenzó a lanzar cajas de plástico al tiempo que se abalanzaba sobre las vallas que distanciaban a los manifestantes de los agentes. Mientras, los agentes intentaban que los manifestantes no alcanzaran las puertas del edificio gubernamental.

Se produjó entonces la primera de las cargas policiales, que consiguió dispersar la primera línea de la manifestación con pelotas de plástico y el uso de defensas, mientras que los comercios, establecimientos hosteleros y sucursales bancarias ubicadas entre la calle Méndez Núnez y la Plaza Emilio Pérez -en céntrico Paseo de Almería- decidían cerrar sus puertas al público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios