El Ayuntamiento de Marbella creó bajo el GIL una sistema de apropiación de fondos

  • El Tribunal de Cuentas dice que el perjuicio a las arcas municipales fue de 190 millones

Comentarios 1

El Tribunal de Cuentas asegura que el examen de los distintos informes de fiscalización realizados sobre el Ayuntamiento de Marbella de 1990 a 2006 pone de manifiesto que durante esos periodos fiscalizados "se estructuró una organización administrativa que permitió la apropiación indebida de fondos del Ayuntamiento de Marbella" y por tanto públicos.

Este órgano realizó diferentes procesos fiscalizadores del Consistorio marbellí, y de su análisis se "permite definir toda una serie de actuaciones dirigidas a crear un sistema que facilitara la apropiación de fondos públicos" mediante "un entramado societario que anulaba los controles de la gestión de fondos públicos".

Además, según este informe, "se eludió la intervención del pleno, delegándose todas las competencias posibles en las comisiones de gobierno; el alcalde, en ocasiones y sin ser competente, aprobó enajenaciones de inmuebles y se convocaron plenos urgentes para limitar el control de la oposición".

Hasta abril de 2006 se suscribieron por los diferentes alcaldes 650 convenios de permuta y urbanísticos, en los que se los precios eran "arbitrarios" y estaban plagados de irregularidades, por lo que se estima que el perjuicio a los intereses municipales por, al menos, 189,8 millones de euros", concluye. El Tribunal también detectó anomalías sobre "653 millones que se transfirieron a las sociedades municipales sin sujetarse a ningún control".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios