Premio al atrecista de Indiana Jones y Alatriste

  • Después del galardón a Diego Rodríguez, comenzó el Certamen Internacional con un cortometraje de amor adolescente llegado desde Reino Unido

Un biciclo del siglo XVIII, una mesa con ruedas o cualquier otro artículo son, en muchas ocasiones, el objetivo primordial de un encargado de conseguir el atrezo adecuado para la escena de una película. Porque son parte fundamental, ayer por la noche, en el Teatro Cervantes, Asfaan (Asociación de Festivales Audiovisuales de Andalucía) premió al atrecista almeriense Diego Rodríguez por su trayectoria cinematográfica.

Diego Rodríguez, natural de El Zapillo, comenzó como figurante en la película de Conan, el bárbaro y a partir de ahí trabajó en largometrajes como Indiana Jones y la última cruzada, Ay, Carmela, Alatriste, Ché, guerrilla.

Para Óscar de Julián, director de Almería en corto, se ha reconocido la labor a Rodríguez por ser "embajador de los profesionales del cine almeriense".

Tras las palabras del director, subió al escenario la presidenta de Asfaan, Vega López, para entregar el premio al homenajeado: "Los atrecistas son profesionales invisibles para el gran público pero hacen una labor importantísima".

Diego Rodríguez subió al escenario y agradeció este galardón a mucha de la gente que le han ayudado a conseguir este premio: "Se lo agradezco a Eva, mi mejor película".

Después de la concesión del premio, se procedió al Certamen Internacional que, según señaló Óscar de Julián, estaba preparado "para todos los paladares y todos los gustos".

La primera sesión del Certamen estaba monopolizada por un tema: el amor. Se pudo ver el de un hombre y una mujer, el de una madre y un hijo...

El cortometraje que abrió el concurso fue Love you more, de Sam Taylor-Wood (Reino Unido). En la historia se relata el amor entre adolescentes y todo se origina por un disco.

Después le siguieron, Alumbramiento, de Eduardo Chapero Jackson (España); Dans la peau, de Zoltan Horvath (Suiza-Francia); Mensajes de voz, de Fernando Franco (España); y Le secret de Salomon, de David Charhon (España).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios